Etiquetas

, , ,


“A mi hermana la mató la tristeza”, dice con pesar Milagros, al referirse a la muerte la tarde del sábado de Elizabeth Guzmán, la joven sordomuda que recibió varios disparos, el pasado 22 de mayo, cuando su padrastro, Vangelio Guzmán, de 62 años, rompió el cristal de una de las ventanas de la casa donde dormía su ex esposa Felícita Pérez y su hijo Wellington, de 25 años, a quienes mató  y luego se suicidó.

Al momento de la tragedia Elizabeth estaba embarazada y aunque su bebé fue extraída del vientre mediante cesárea, falleció el pasado domingo, luego de permanecer varios días ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del hospital Marcelino Vélez Santana. A Elizabeth le habían dado de alta médica del mismo hospital tres días atrás y en la tarde del sábado empezó a sentirse mal y falleció llegando al centro asistencial como consecuencia de un paro cardíaco. Ella había sobrevivido a varios disparos hechos por su padrastro luego de haber matado a su madre y su hermano, por lo que además de la cesárea fue intervenida para extraerle un riñón y el vaso, que habían sufrido daños.

“Mi hermana de salud estaba bien, luego que la despacharan del hospital, pero pienso que no soportó tanto dolor y la mató la tristeza, se dice que fue de un infarto, pero yo pienso que fue de tristeza”, repetía su hermana, mientras esperaban en la casa, donde ocurrió la tragedia, en el barrio Libertador de Herrera, la llegada del cadáver de la que había sido la única sobreviviente de la misma.

FUENTE: http://bit.ly/K4Cai1

Anuncios