La prensa argentina se hizo eco de la polémica provocada por el despido de una corista de Fito Paéz, por estar demasiado gorda, según informa la revista Efe Eme en la red social Twitter.

La corista víctima de discriminación, Claudia Puyó, manifestó que “fue muy fuerte, me dijeron que bajara de peso. Páez dijo: bueno, hija, tenemos que bajar seis kilitos. ¿Cómo? ¿A Aretha Franklin le hubiesen dicho lo mismo? Ya veo, onda: vos, Aretha, cantás muy bien pero ¿me bajás unos kilitos?, porque sos una gorda y también sos negra“.

Según la misma publicación, Puyó también tuvo problemas con Páez por su registro vocal, cuando al pedirle que bajara dos tonos no fue capaz: “El problema es que bajó dos tonos cada tema y yo estuve intentando, pero parece que no les gustó mi opinión del tema, porque yo dije que ‘El amor después del amor’ en tono medio bajo es lo mismo que un chiste. Ellos me convocaron, me hicieron ensayar y después me echaron“, declaró.

“A mí me parece que no es trato para una persona como yo que canté ‘El amor después del amor’ gratis y al otro día me fui a tocar al metro en Madrid porque no tenía ni para comer. Canté gratis esa canción y me sentí recontenta sin tener un peso. Él se llenó de plata con esa canción, me parece bárbaro. Para mí la música es sagrada, lo más importante es la música”, añadió.

A pesar de eso y sorprendida por la repercusión de sus declaraciones, Puyó escribió en su Twitter: “Queridos amigos. Quiero disculparme por hablar de más, donde no debía. Jamás pensé que trascendería tanto”.

Anuncios