Etiquetas


Cada vez son más frecuentes los pacientes que acuden a su urólogo por problemas de próstata, el más común viene a ser la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática que afecta a muchos hombres mayores de 50 años. Para tratar dicha enfermedad, el equipo de urólogos de la Policlínica Méndez Gimón ahora cuenta con la vaporización fotoselectiva con láser KTP (luz verde), un novedoso procedimiento mínimamente invasivo.

La fotovaporización prostática con láser verde se realiza a través de un sistema único, ya que utiliza un láser KTP (Potasio-Titanio-Fósforo) de última generación y alta energía, en unión de una fibra óptica que se introduce con ayuda de un cistoscopio a través de la uretra, con el objetivo de vaporizar el tejido prostático que comprime y obstruye la uretra. Mediante el calor que se genera el tejido se convierte en vapor de agua, eliminado por medio de un sistema de irrigación continuo, lo que al mismo tiempo produce hemostasia (cierre de vasos sanguíneos), debido a la gran afinidad del láser por el pigmento de la hemoglobina, produciendo una fotocoagulación, de esta manera se evita sangrados.

Este método produce la evaporación de uno a dos gramos de tejido prostático por minuto, lo que permite tratar próstatas con volúmenes elevados y reducir significativamente su tamaño.

Una de las tantas ventajas del tratamiento de láser verde es que ofrece resultados tan duraderos como los obtenidos con otros procedimientos quirúrgicos como lo son: la resección transuretral de próstata y cirugía abierta, con menos complicaciones y excelentes resultados, ya que los pacientes que se han hecho el tratamiento, no han requerido ser tratados de nuevo.

FUENTE:  http://bit.ly/JkIFan

Anuncios