Etiquetas


Un reciente estudio propone que la incidencia de las apneas en bebés de muy bajo peso al nacer disminuiría con una transfusión de sangre.

“La decisión de transfundir a un bebé debe tomarse según varias consideraciones porque existen riesgos y beneficios”, dijo el autor principal, doctor John Kattwinkel, de la University of Virginia, en Charlottesville.

“Estos resultados sugieren que uno de esos beneficios potenciales sería la reducción de las apneas“, añadió. El equipo de Kattwinkel utilizó un análisis electrónico de ondas continuas para comparar la frecuencia y la gravedad de las apneas en 67 bebés de MBPN durante las 24 horas posteriores a la recepción de los glóbulos rojos (promedio: 1 unidad; rango: 1 a 6).

Los resultados aparecen publicados en The Journal of Pediatrics.

Con la transfusión disminuyó significativamente la desaturación por bradicardia para las apneas de 10, 20 y 30 segundos. Los registros de enfermería revelaron también que disminuyeron significativamente hasta las apneas más prolongadas.

A medida que aumentaban los hematocritos, se reducía la probabilidad de que los bebés tuvieran apneas en las siguientes 12 horas, aun tras dividirlos según la edad gestacional (menos de 32 semanas o más de 32 semanas).

El equipo considera que los  resultados “son una prueba más de que la reducción de la capacidad sanguínea de transportar oxígeno, en lugar del volumen únicamente, tendría un papel clave en las apneas de los prematuros”.

“Esto es muy importante porque hay que equilibrar el beneficio de una transfusión con los riesgos asociados”, sostienen los autores.

La apnea de los prematuros estaría asociada con el estado de la oxigenación. Como una transfusión de sangre elevaría la capacidad de transportar oxígeno, los neonatólogos sostienen desde hace tiempo que una transfusión reduciría la incidencia de las apneas de los prematuros”, explicó Kattwinkel.

“Y algunos estudios pequeños así lo habían sugerido. Nuestra base de datos, que es muy grande, respalda esa idea”, agregó. El equipo, no obstante, admite: “La etiología de las apneas de los prematuros es multifactorial y (…) no eliminamos la posibilidad de que otras variables confundentes, como la sepsis, los fármacos, la hipertermia y la alteración del sueño, sesgaran los resultados”.

 

FUENTE:http://bit.ly/IRLMvv

Anuncios