Etiquetas


La aspirina funciona tan bien como el anticoagulante warfarina en la mayoría de los pacientes con insuficiencia cardiaca para prevenir una hemorragia, un accidente cerebrovascular o la muerte, según un estudio internacional divulgado el miércoles.

Los hallazgos publicados en la revista New England Journal of Medicine surgen de un estudio de referencia clínica de 10 años de duración, que siguió a 2.305 pacientes en 11 países.

El riesgo combinado de hemorragia, accidente cerebrovascular y muerte era de 7,47% al año para los pacientes que tomaban warfarina, y de 7,93% al año para los que tomaban aspirina, una diferencia que los investigadores consideran estadísticamente insignificante.

Los pacientes que tomaban el anticoagulante, de nombre comercial Coumadin, tenían la mitad de riesgo de accidente cerebrovascular que los que tomaban aspirina, pero los pacientes que tomaban warfarina tenían el doble de riesgo de hemorragia grave, por lo que esos dos factores se anulaban mutuamente, dijeron los investigadores.

Hubo alguna evidencia entre pacientes que tomaban warfarina, estudiados durante cuatro años o más, de que los anticoagulantes pueden tener beneficios superiores que la aspirina, pero son necesarios más estudios para confirmarlo, indicó el informe.

“Dado que los riesgos y beneficios globales son similares en la aspirina y la warfarina, el paciente y su médico son libres de elegir el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades médicas específicas”, dijo el investigador principal, Shunichi Homma, de la Universidad de Columbia.

“Sin embargo, dada la conveniencia y bajo costo de la aspirina, muchos pueden seguir ese camino”, observó.

La insuficiencia cardiaca puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos que pueden causar un derrame cerebral. La aspirina previene la coagulación de la sangre y la warfarina, disponible con receta médica, diluye la sangre.

“Con al menos seis millones de estadounidenses, y muchos más en todo el mundo, que sufren de insuficiencia cardíaca, el resultado del estudio WARCEF tendrá un gran impacto en la salud pública”, dijo Walter Koroshetz, subdirector del Instituto nacional de trastornos neurológicos y accidentes cerebrovasculares de Estados Unidos (NINDS, por su sigla en inglés).

FUENTE:

 

 

 

 

http://bit.ly/IMkmRA

Anuncios