Una investigación de la Universidad de Glasgow dio resultados, para muchos, sorprendentes. Muchas personas saben que una gaseosa tiene muchas calorías y engorda, pero no se han dado cuenta que los líquidos “sanos” también lo hacen.

Según lo que publica la BBC, lo que más preocupa a los investigadores es la falta de conocimiento sobre la cantidad de azúcar que tienen esos productos. Pensamos que lo que más engorda son los sólidos, no nos damos cuenta que los líquidos, como jugos naturales o licuados, también pueden tener muchas calorías. “Lo que bebemos puede ser tan perjudicial para el organismo como lo que comemos. Y no hay duda de que consumir demasiadas bebidas azucaradas puede contribuir enormemente a la obesidad abdominal”, declaró el profesor Naveed Sattar.

El azúcar que añadamos a nuestros alimentos no debe superar el 10% de la energía total que obtenemos de nuestra dieta, esto quiere decir que no debe superar los 50 gramos al día. Las bebidas endulzadas viene siendo todo un problema en el mundo. Están contribuyendo a la obesidad, lo que puede contribuir a la aparición de enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedad coronaria y enfermedad cerebrovascular.

“Para mucha gente que tiene problemas con su peso, reducir el consumo de estas bebidas y reemplazarlo con agua o bebidas dietéticas podría ser un objetivo razonable para ayudarlos a reducir su contenido calórico”, puntualizó Sattar.

FUENTE: http://bit.ly/Jfb9Gf

Anuncios