A veces arden, pican o molestan por problemas con resequedad, estos son algunos remedios para las molestias en tus ojos.

Lágrimas artificiales

Mejor uso: Para ardor o picor diario causado por mucho tiempo frente al computador o por una larga noche.

Cómo trabajan: Estas gotas disponibles sin receta son usualmente hechas de glicerina y aceites naturales y pueden restaurar la humedad de tus ojos temporeramente.

Cómo usarlas: Pon una gota o dos en cada ojo cuando sientas incomodidad. Pero si las necesitas con más frecuencia de cuatro veces diarias, debes consultar con tu doctor, es posible que te recomiende gotas sin preservativos, las que son más adecuadas para uso frecuente. Si utilizas lentes de contacto asegúrate que seleccionas las gotas correctas.

Omega-3

Mejor uso: Para las personas que no les gustan las gotas

Cómo trabajan: Los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a reducir la inflamación que contribuye al síndrome de ojos secos (SOS), una condición fácilmente diagnosticada por tu oftalmólogo. Un estudio de 2005 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, dirigido por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, encontró que las mujeres que consumieron los niveles más altos de omega-3 tenían un 34% menos de riesgo de SOS que las que no consumían omega-3.

Cómo usarlo: Incluye algunas porciones de pescado graso como salmón a tu dieta diaria o consulta con tu doctor para tomar suplementos de aceite de pescado o semillas de lino.

Gotas por receta

Mejor uso: Tratar SOS crónico

Cómo trabajan: Las gotas por receta contienen la droga ciclosporina, que ayuda a aumentar la producción natural de lágrimas. En un estudio publicado en 2010 en el Korean Journal of Opthalmology, una mayoría de los pacientes reportó menos síntomas de ojos resecos o ningún síntoma después de utilizar las gotas por tres meses.

Cómo usarlas: Aplicar una gota en cada ojo dos veces al día. Se pueden utilizar por tiempo extendido bajo la supervisión de un médico.

Compresas calientes

Mejor uso: Resequedad que las gotas no parecen combatir.

Cómo trabajan: Las lágrimas, la lubricación de tus ojos, son hechas de agua y una sustancia aceitosa producida por glándulas en los párpados. Si las células en las glándulas se endurecen pueden tapar la apertura y prevenir que el aceite alcance la película lagrimal. Sin el aceite, el agua en las lágrimas se evapora muy rápido dejando los ojos resecos. Una compresa caliente ayuda a licuar las tapaduras para que el aceite pueda fluir.

Cómo usarlas: Coloca una compresa caliente sobre tus párpados por hasta 10 minutos una vez al día.

Lavados para los párpados

Mejor uso: Personas con ojos resecos que también sufren de escamas a lo largo del párpado, lo que puede ser señal de blefaritis, una inflamación que se manifiesta como caspa de los folículos de las pestañas.

Cómo trabajan: Las personas que padecen de blefaritis suelen sobre producir aceite, lo que puede bloquear las glándulas y provocar que las lágrimas se evaporen demasiado rápido. Los lavados de ojos disponibles sin receta contienen agentes de limpieza ligeros para disolver el aceite y remover las escamas, al igual que otros irritantes y alérgenos que empeoran el problema.

Cómo usarlos: Enjuaga o masajea sobre la línea de las pestañas una vez al día, mejor de noche. Si tus síntomas no mejoran en unos días, consulta a tu médico.

Insertos oftalmológicos

Mejor uso: Para alivio de la resequedad que no responde a ningún otro remedio.

Cómo trabajan: Disponibles sólo con receta, los insertos Lacrisert son pequeñas cuentas celulosas que se colocan en el bolsillo de cada párpado inferior. Estos se disuelven lentamente y se mezclan con las lágrimas para proveer lubricación a través del día.

Cómo usarlas: Se inserta una cuenta una o dos veces al día. Al igual que gotas por receta, los insertos se pueden utilizar por tiempo prolongado con la supervisión de un doctor.

FUENTE: http://bit.ly/HUbyJW

Anuncios