La Trombosis Venosa Profunda (TEV) y el embolismo pulmonar son dos complicaciones frecuentes en los pacientes médicos y quirúrgicos hospitalizados, especialmente aquellos con cáncer, con largos periodos en cama, luego de cirugías mayores o que se han visto afectados con traumas ortopédicos o reemplazos articulares.

El doctor Claudio Brando, director de Educación del Hospital Universitario San Ignacio, de la Universidad Javeriana de Bogotá, confirma que la trombosis venosa profunda conlleva a la incapacidad y riesgo de embolismo pulmonar, “el paciente puede requerir cuidado intensivo y aun puede tener el riesgo de morir; no obstante, lo más importante es que estas complicaciones pueden ser prevenidas con una tromboprofilaxis adecuada, disminuyendo los riesgos asociados”.

Durante su participación en el Congreso de Cirugía, realizado en Maracaibo, el especialista invitado por Sanofi, señaló, que cada paciente tiene un riesgo individual dependiendo de su edad, condición, tipo de cirugía -con o sin la presencia de cáncer-, de allí la importancia de conocer las guías de estratificación del riesgo y de profilaxis ante cada situación específica.

Alta evaluación médica
Durante el Congreso de Cirugía se hizo referencia al Estudio ENDORSE elaborado para tener una visión global del riesgo de TEV y las prácticas tromboprofilácticas en el ámbito mundial. Este estudio consistió en evaluar en 358 hospitales de 32 países y durante un día denominado “Día epidemiológico internacional para la evaluación de pacientes en riesgo de tromboembolismo venoso durante la estancia hospitalaria”, todos aquellos pacientes hospitalizados o admitidos en una sala médica con edades:
– De 40 años o mayores (pacientes clínicos agudos)
– Pacientes quirúrgicos de 18 años de edad o mayores que requirieron anestesia por más de 45 minutos.
– Pacientes que tuvieron un traumatismo grave sin indicación de operación.

En ellos se identificaron las personas en riesgo de desarrollar TEV dentro de una población conjunta de pacientes quirúrgicos y clínicos hospitalizados, y determinar la proporción de pacientes hospitalizados en riesgo que reciben un tratamiento profiláctico efectivo.

En Venezuela, el Estudio ENDORSE se llevó a cabo en cinco centros hospitalarios y arrojó como resultados que 70% de los médicos evaluaron a los pacientes con riesgo de enfermedad tromboembólica, tanto quirúrgicos como pacientes médicos; no obstante, solo alrededor del 30% recibió tromboprofilaxis.

Uno de los principales hallazgos del ENDORSE remarca la necesidad de aplicar estrategias urgentemente en los hospitales para optimizar el manejo del TEV y su evaluación sistemática del riesgo, con tal de proveer apropiadas medidas preventivas del tromboembolismo venoso.

FUENTE: http://bit.ly/IKNEj7

Anuncios