La hipertensión arterial es un factor de riesgo que se puede modificar con dieta. Hasta el 1 de abril se conmemora la “Semana Mundial de la Concientización de la Sal”, que este año se centrará en la relación del sodio con los accidentes cerebrovasculares

Existen fuertes evidencias de que consumir mucho sodio aumenta la presión arterial, que es el factor de riesgo modificable más importante relacionado con los accidentes cerebrovasculares. Una persona con presión arterial normal tiene la mitad de riesgo de sufrir un ACV en el transcurso de su vida que alguien hipertenso.

FUENTE: http://bit.ly/GVk5f0

De acuerdo con un informe reciente de “Vital Signs”, el 44% del sodio que consumimos proviene de solo diez tipos de alimentos: panes, carnes frías y fiambres, pizzas, pollo, sopas cremas, sándwiches, queso y distintos tipos de bocaditos (snacks).

Para reducir la ingesta de sal en la dieta, aconseja leer las etiquetas nutricionales al ir de compras, para saber cuáles son las opciones de alimentos favoritos con menos sodio. Además, consumir más frutas y vegetales, ya sean frescos, congelados (sin salsas) o enlatados (sin que se les haya agregado sal) y limitar el consumo de alimentos procesados ricos en sodio.

Reducir el consumo de sodio es una parte importante de la iniciativa de Million Hearts para prevenir un millón de ataques cardíacos y de ACV en los próximos cinco años.

“Consumir menos sal puede ayudar a prevenir y a disminuir su riesgo de tener un accidente cerebrovascular. Las guías alimentarias actuales recomiendan consumir menos de 2,3 mg de sodio por día para que todo el organismo, y principalmente el corazón y los riñones, gocen de buena salud”, recomendó el especialista Sergio Hauad.

Anuncios