Un tema relativamente nuevo se ha convertido en algo muy común hoy día. Es la parte del mercado de bebidas de más rápido crecimiento en el país. Son especialmente populares entre los deportistas, estudiantes o cualquier persona que esté buscando rendir un poco más en el gimnasio, en el campo de juego o en el aula. Se venden en latas y botellas de colores, disponibles en tiendas y centros de ‘fitness’, son muy publicitados y a menudo están respaldados por atletas. Eventos deportivos y conciertos reciben su patrocinio. El producto es comercializado como algo que proporciona beneficios de salud.

La bebidas energéticas. Como Red Bull, Monster, 5-Hour Enerty, Go Girl y Rockstar. La gente las toma para mejorar su desempeño y velocidad de recuperación después de un esfuerzo. El problema es, que también pueden provocar muerte cardíaca repentina si se consumen en exceso.

¿La raíz del problema? La cafeína.

Casi todas estas bebidas contienen cafeína, que puede elevar tu ritmo cardíaco y presión sanguínea. De hecho, pueden elevar tu ritmo cardíaco y presión sanguínea mucho más que la actividad física. Esto puede conducir a arritmias y muerte repentina. Si eres propenso a la enfermedad cardíaca (algo que podrías no saber todavía), estas bebidas podrían acelerar la aparición de esas condiciones. Los atletas suelen esforzarse a tal punto que su ritmo cardíaco alcanza casi su nivel máximo. Si han consumido algo que eleve esos índices aún más –están en peligro. Puede ser un tanto raro, pero es posible, sin duda.

Más allá de los peligros graves, las bebidas energéticas te deshidratan –que no es lo que buscan en una bebida cuando ya estás deshidratado por el ejercicio.

La mayoría de estas bebidas son muy altas en azúcar, aunque algunas ofrecen versiones de dieta o libres de azúcar. Muchas de ellas también contienen taurina, ginseng y guaraná. La taurina incrementa el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, de manera similar a la cafeína. El guaraná contiene aproximadamente el doble de cafeína que los granos de café.

Todo esto es de gran preocupación, al grado de que en 2008 las National Federation of State School Associations recomendaron que las bebidas energías no debían ser usadas para propósitos de hidratación, y no ser consumidas por atletas deshidratados. Estas sugieren que sólo el agua y las bebidas deportivas pueden usarse para rehidratarse. Más adelante, se dijo que las bebidas energéticas no debían ser usadas por atletas que estuvieran tomando medicamentos de prescripción o venta libre, sin previa aprobación de un médico.

Mientras que tomar una de estas bebidas de vez en cuando está bien, mucha gente las consume muy seguido. La mayoría de los atletas no consumirían grandes bebidas de cafeína antes de un evento. Sin embargo, no están al tanto de los niveles de cafeína en estas “bebidas energéticas”.

¿Mi sugerencia ante todo esto? Irse por lo seguro, simplemente evitar estas bebidas energéticas, especialmente mientras no estén reguladas.

FUENTE: http://bit.ly/GMygBZ

Anuncios