Los problemas respiratorios durante la noche impiden dormir y descansar bien, con consecuencias tanto neuropsicológicas como de disminución de la atención y la capacidad, pero gran cantidad de gente no sabe que los padece.

“Respirar bien, dormir mejor” es el lema que tomaron profesionales y organizaciones argentinas, al adherir a la iniciativa de la Sociedad Mundial del Sueño que lanzó en esta fecha la consigna “Maneje despierto, llegue a salvo”, haciendo eje en los accidentes de tránsito ocasionados por conductores que no duermen bien porque sufren trastornos respiratorios al dormir.

Los problemas respiratorios durante la noche son una de las causas de los trastornos en el sueño que impiden dormir y descansar bien, con consecuencias tanto neuropsicológicas como de disminución de la atención y la capacidad, pero gran cantidad de gente no sabe que los padece.

Esta es la preocupación de los expertos en problemas respiratorios y medicina del sueño, quienes buscan concientizar a la población con distintas actividades que se realizarán el próximo 16 marzo en hospitales e instituciones afines, en el marco del Día Internacional del Sueño que se conmemora en distintas ciudades del mundo.

“La idea de esta conmemoración es un poco llamar la atención a la comunidad de los problemas del dormir, no sólo a causa de determinados hábitos y el ritmo de vida, sino por problemas respiratorios”, aseguró a Télam Eduardo Borsini, especialista en Medicina Respiratoria y miembro del equipo de Medicina del Sueño del Hospital Británico y de la Sociedad Mundial del Sueño.

El experto destacó que los problemas respiratorios del sueño “son un grupo de enfermedades, entre las cuales la más importante y común es el Síndrome de Apneas durante el Sueño, pero todos son problemas respiratorios que se producen cuando dormimos”.

Estas apneas nocturnas, la interrupción de la respiración por lapsos de segundos o incluso un minuto, la padecen más los hombres que las mujeres y en un porcentaje mayor los adultos que los niños, en tanto la edad más frecuente es entre los 40 y 60 años.

Las personas que padecen esta enfermedad “no tienen problemas respiratorios durante el día, pero cuando duermen sufren episodios de obstrucción de pasaje de aire, respiran con dificultad”.

Borsini enfatizó en la preocupación de los especialistas porque “hay un gran desconocimiento de la población y de la misma comunidad médica, aunque en los últimos tiempos mejoró”, y recordó que “en el hospital tratamos entre 30 y 40 pacientes por mes por este problema, y nos parece que es muy poco, hay pocas consultas y pocas derivaciones de colegas”.

El especialista aclaró que esta enfermedad respiratoria “se trata y se cura, pero el problema más grave es que la gente no tiene el diagnóstico”.

Los síntomas son básicamente tres: el ronquido, que muestra que algo sucede, que se está respirando mal; las pausas respiratorias que las puede ver el compañero de cuarto; y la más importante, la somnolencia durante el día.

“La gente que tiene esto se siente cansada, sin energía o se queda dormida de manera involuntaria, trabajando en la computadora, mirando la tele, en la sala de espera del médico, o lo que es más grave, manejando”, dijo el experto.

En tanto, las alteraciones neuropsicológicas o cognitivas se reflejan en problemas de memoria, perder cosas, olvidar por ejemplo dónde se dejaron las llaves, estar torpe, lento, cansado, deprimido, con cambios de humor porque “nuestro funcionamiento intelectual se altera”, precisó el especialista.

Ante estos síntomas, recomendó hacer una consulta al especialista y una polisomnografía, que es un estudio del sueño que permite detectar el problema y ver su gravedad.

FUENTE: http://bit.ly/FOaRjR

Anuncios