La capacidad de retener nueva información y manipularla suele deteriorarse durante esta etapa, aunque no tiene repercusiones permanentes. Te encuentras en el pasillo del supermercado viendo las sopas enlatadas. La receta dice que lleva tres tazas, pero no puedes ni siquiera recordar qué tipo de sopa o cuántos mililitros hay en cada medida

Bromeas con tu esposo: “Mi memoria está fallando de nuevo; debe ser la menopausia”.

Podrías estar en lo correcto.

Un estudio publicado este miércoles en la revista Menopause, de la Sociedad Norteamericana de Menopausia, analizó el rendimiento de la memoria en 75 mujeres de mediana edad que estaban en transición hacia esa etapa.

Aproximadamente dos tercios de ellas se quejaron de tener problemas o vacíos en la memoria, dijo la autora del estudio, Miriam Weber, una neuropsicóloga del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos.

“Nuestro trabajo sugiere que hay algo cierto en eso, en sus quejas”, dijo. “Puede que no sea la memoria… pero es un proceso cognitivo que se relaciona con los tipos de cosas que están experimentando”.

Al decir memoria, Weber no se refiere a la capacidad de recordar. Su estudio no mostró ninguna correlación entre los problemas de memoria y la capacidad de las mujeres de retener información.

Sin embargo, el estudio sí mostró un deterioro en la “memoria trabajadora” de las mujeres perimenopáusicas o su habilidad para tomar nueva información y manipularla. En una de las pruebas, por ejemplo, se les dio una serie de números y letras que estaban mezclados y tenían que crear la secuencia mentalmente, y luego repetirla.

El estudio también mostró una disminución en la capacidad de atención entre estas mujeres.

“Las mujeres piensan que olvidaron su cita, etcétera, pero en realidad probablemente tuvieron dificultad en enfocar su atención lo suficiente para realmente registrarla”, dijo Weber. “Pueden ayudarse tratando de enfocarse en una cosa a la vez, eliminando distracciones o repitiendo la información nueva unas cuantas veces para codificarla”.

Un estudio del 2009 publicado en la revista Neurology mostró que las dificultades en la memoria de las mujeres que estaban en transición a la menopausia volvían a sus niveles anteriores al concluir este periodo.

Esto muestra que la relación entre las dos se puede deber a los niveles hormonales, dijo Weber. Los estudios hasta ahora no han podido demostrar la relación directa, pero eso puede ser debido a la imposibilidad de medir adecuadamente las hormonas día a día.

“(En la menopausia) hay un descenso lineal en el estrógeno. Pero durante la transición existe una tremenda fluctuación”, dijo Weber. La fluctuación, en lugar de caer, puede contribuir a algo que se llama cerebro confuso. “Son cambios sutiles, (pero) sería bueno que las mujeres supieran que lo que están experimentando es normal”.

Weber y su equipo continuarán estudiando a las participantes por cinco años para determinar si los problemas cognitivos continúan o se estabilizan después de la menopausia, y para buscar posibles intervenciones.

FUENTE: http://bit.ly/y69Pc9

Anuncios