Un equipo francés de científicos ha conseguido detectar, mediante el empleo de cocaína en ratones, un nuevo funcionamiento del cerebro, informó el Centro Nacional francés de Investigaciones Científicas (CNRS).

La cocaína es un estimulante muy potente que tiene consecuencias directas en el cerebro hasta el punto de bloquear la recepción de neurotransmisores que influyen en varios procesos físicos y psicológicos.

Los expertos han identificado, a partir de pruebas realizadas con roedores, una relación entre el aumento de la densidad de las espinas dendríticas y la cocaína en el núcleo accumbens, un grupo de neuronas clave en la captación de los efectos adictivos y otros comportamientos como el miedo o la toma de decisiones.

Los científicos han bloqueado el aumento de espinas tras inyectar directamente en el centro y en el exterior de este grupo de neuronas anisomicina, un inhibidor de la síntesis de proteínas.

Esta experiencia ha demostrado que los efectos que recompensan la cocaína se deben a una transferencia de neuroplasticidad causada por el aumento de espinas dendríticas desde el centro hasta el exterior del núcleo.

Lo novedoso de la investigación es que hasta el momento, según la nota del CNRS, no existía demostración del envío de información del centro al exterior, mientras que en sentido contrario estaba bien documentada.

Los resultados de la investigación, llevada a cabo por el CNRS y la Universidad París Descartes(Francia), han sido publicados en la revista de medicina “PLoS One”.

Para denuncias y noticias:

felixvictorino@hotmail.com
Tel.: 8099629260

FUENTE: Periódico Z101 Digital

Anuncios