El del problema no es Guillermo Gomez sino que quien suena es su hijo como uno de los sospechosos. No se puede afirmar nada en contra del susodicho hasta que un tribunal no lo determine. Mientras tanto presumamos de su inocencia

Anuncios